Tormentas de tierra: Ver volar la pampa

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) Casilda cuenta la historia de los vientos huracanados que sacudieron a nuestras poblaciones cubriéndonos de polvo. Un fenómeno frecuente de nuestra cultura chacarera durante gran parte del siglo XX.

TORMENTADETIERRAINTA2

En los últimos 45 días hemos soportado fuertes tormentas “de tierra”, vientos huracanados que sacudieron a nuestras poblaciones cubriéndonos de polvo. Para muchos, un fenómeno novedoso; sin embargo estas tormentas fueron un componente frecuente de nuestra cultura chacarera durante gran parte del siglo XX. ¿Qué sucedió en los últimos 20 años que produjo ese “olvido”?

La principal causa del “olvido” de estas tormentas se debe a la modificación en la forma de cultivar. En 1996 se pasó del laboreo intenso del suelo a la adopción masiva de la siembra directa (sembrar sin labrar el suelo). Cabe destacar que la siembra directa es una excelente técnica. Inicialmente se concibió para conservar el suelo, sin embargo para que ello ocurra debe ser integrada a otras prácticas, cosa que no ocurrió en Argentina. Es por ello que en los últimos tres años, la siembra directa enfrentó crecientes problemas de compactación de suelo y de malezas nuevas y resistentes al glifosato. El glifosato es un herbicida total de uso masivo para cultivar la soja transgénica. Dicha soja, al tener en su constitución cromosómica un gen de resistencia a este herbicida, permite que se le aplique sobre la misma sobreviviendo solo ella.

Estos problemas, compactación de suelo y malezas resistentes al glifosato, determinaron que muchos productores decidieran volver a laborear sus suelos. Este retorno del laboreo, “suelta” las partículas minerales del suelo y las predispone a ser “levantadas” por los vientos fuertes y, al transportarlas por el aire, llena la atmósfera de polvo. Polvo que también transporta las moléculas del herbicida. El polvo cubre el horizonte, disminuye la visibilidad y lo que con él vuela produce variados cuadros de alergia.

Si durante los últimos 20 años no sufríamos estas tormentas de viento se debió a la práctica de la siembra directa. Actualmente, con el regreso al laboreo y los vientos más fuertes debido al Cambio Climático, tendremos que acostumbrarnos nuevamente a “ver volar la pampa” y a los otros viejos problemas, salvo que encontremos una alternativa más amigable con el ambiente.

Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) Casilda.

Tags: Inta Casilda

logo
©  2018  La Vidriera de Casilda. Todos los derechos reservados. Se permite la utilización total o parcial de los artículos sólo citando la fuente.

Buenos Aires 2052. Local 7 - PB- Tel. 03464-421221 / 425795