La iniciativa, que ya tenía media sanción de Diputados, establece que los valores regresen a los de noviembre de 2017, y que los incrementos para los usuarios residenciales acompañen a los salarios y para las pymes tomen como referencia la variación de precios mayoristas.

Desde cinco puntos del país partieron columnas de movimientos sociales, acompañados por sectores de la iglesia y del sindicalismo, que confluirán el viernes en el Congreso Nacional, para reclamar la sanción de cinco proyectos de Ley: Emergencia Alimentaria, Integración Urbana, Infraestructura Social, Agricultura familiar y Emergencia de Adicciones, además de rechazar el plan de ajuste del FMI.

Aunque para el presidente Mauricio Macri "es mentira que estas tarifas son carísimas”, continúa el tratamiento del proyecto que ya cuenta con media sanción de Diputados y que establece retrotraer el precio de las tarifas de servicios públicos a noviembre de 2017.

De nuevo estamos viendo que la prioridad del gobierno es la timba y no la producción ni el consumo. El pueblo argentino no perdió la memoria en este tema y ya se manifiesta en contra del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En la Cámara de Diputados de la provincia hay un proyecto consensuado ampliamente por todos los sectores opositores; en la de la Nación, el acuerdo contra el tarifazo tiene dictamen ya que la oposición tuvo 51 votos contra 47 del oficialismo en las tres comisiones en que se debatió.

Bajo la consigna "500 guardapolvos, 24 provincias, 1 reclamo", trabajadores de la educación se reunieron en Plaza de Mayo y exigieron la convocatoria a la Paritaria Nacional Docente, una nueva Ley de Financiamiento Educativo y la resolución de los conflictos provinciales.

Muchos argentinos y argentinas se volcaron a la calle con carteles, cacerolas, bocinas, bombos y otros objetos para demostrar su descontento con los abusivos aumentos de tarifas decididos por los gobiernos locales, provinciales y nacionales.

Trabajadores y trabajadoras de la educación, junto a estatales de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), protagonizaron una nueva expresión masiva de unidad, a través de la cual repudiaron al gobierno provincial por su decisión oficial de imponer por decreto el aumento y descontar los días de huelga.

El lunes 26 se llevará a cabo una reunión entre la Multisectorial contra los Tarifazos de Rosario y diputados provinciales, con el fin de impulsar en el ámbito de la legislatura una ley que retrotraiga las tarifas a noviembre pasado, ya que los aumentos en los servicios no cesan.

Según el Indec, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de febrero fue del 2,4 %, y el aumento acumulado llega al 25,4 % en los últimos 12 meses; mientras que el gobierno pretende establecer un techo del 15 % para las paritarias de los trabajadores.

Cerca de 400 mil manifestantes, entre quienes hubo representantes de Camioneros, la Corriente Federal de Trabajadores, las dos CTA, movimientos sociales y sectores políticos –desde el kirchnerismo hasta la izquierda–, se concentraron a lo largo de la 9 de Julio.